El evangelio de Juan nos dice:

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

“En fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios” (Efesios 3:19).

¿Cómo puedo estar seguro del amor de Dios?

En ocasiones yo también me he sentido lejos del amor de Dios. Quizás usted ha crecido en un hogar roto, sin el cariño o con muy poco cariño de sus padres. Quizás ha perdido a seres amados por una enfermedad, en un accidente o en la guerra. Quizás la pobreza y el hambre han sido su realidad diaria. El dolor está siempre cerca. ¿Dónde está, pues, el amor de Dios?

Creo que el corazón de Dios se duele mucho más de lo que jamás podremos imaginar ante el sufrimiento, las injusticias y las pesadas cargas que Sus hijos enfrentan. Cuando el pecado entró en el mundo, trajo consigo unas consecuencias que nos afectan a diario.

Pero el amor de Dios por cada uno de nosotros se hizo sumamente evidente cuando envió a su hijo Jesús a rescatarnos o “redimirnos” del terrible impacto del pecado. El evangelio de Juan nos dice: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Cuando usted entregó su vida a Dios, se encontró cara a cara con el amor de su Padre celestial. Ahora, a medida que avanza en el camino, apóyese y profundícese en Él. ¡Dios le ama!

La Biblia nos dice que “Dios es Amor”. ¿Cómo ha sentido el amor de Dios en su vida hoy?

Nos gustaria saber lo que usted querido lector que piensa con esto.

Si quiere hablar con nosotros sobre este tema estaremos encantados de ayudarle.

Anuncios